I HATE LOVE… but I don’t hate the Mexican Cinema

10311768_1450533035186639_8621677368187094278_nLa última vez que fui al Festival Internacional de Cine de Morelia fue en el 2012. Recuerdo que después de haber leído el catálogo, me dieron muchas ganas de ver los largometrajes mexicanos en competencia. Así que compré para varios de ellos (únicamente me faltaron dos funciones). Estaba muy emocionado porque me parecían muy interesantes las sinopsis, tales como “No Quiero Dormir Sola”, “Las Lágrimas”, “Restos” y “I Hate Love”.

Llegó el momento de ver “I Hate Love” y la sala estaba a reventar. Pero como ya había entrado a otras de las funciones  donde hay sesión de preguntas y respuestas con el director, productor y actores, sabía que tenía que sentarme casi hasta abajo, y así lo hice.

La película se estrenará comercialmente este próximo jueves 12 de junio en varias salas de la República Mexicana. La sinopsis de la película es la siguiente:

Un adolescente queda sordo después de un terrible accidente. Al poco tiempo se enamora de una extranjera que está en México y descubre que, al estar enamorado, puede volver a escuchar.

¿Interesante, no?

El filme es bueno, aunque no se esperen una película super romántica donde derraman miel porque no lo es (si quieren algo así, vayan a ver una chick-flick gringa dominguera). A mi lo que más me agradó fueron la música (a cargo de Rodrigo Dávila del grupo Motel) y varias de las tomas (en especial las de La Feria de Chapultepec). Nunca antes había visto actuar a Christian Vázquez y me pareció que logró una actuación muy buena. Mi personaje favorito fue Jenny,  la gordita simpática que le agrega esa chispa alegre a la película y que tiene varios diálogos que te hacen soltar una carcajada. Hubo una parte en el desenlace que hubiera deseado que no pasará pero no se los comentaré porque no es bueno dar spoilers, solamente les diré que tiene que ver con una alberca, el aparatito para escuchar y una lona.

Humberto Hinojosa, director de “I Hate Love”, comenta que es una cinta universal porque el tema central es el amor. Y en verdad todos en la vida queramos o no, estamos inmersos en él.

Vayan al cine a ver esta cinta el próximo 12 de junio y apoyen al cine nacional (pero no a porquerías como ¿Qué le dijiste a Dios?)

Por cierto, de las películas en competencia la peor fue “Rezeta”.

1404520_1455356314704311_1415811030118149672_o